Seleccionar página
RADIANT and HAPPY skin

Cuando nuestra rutina incluye un solo producto es fácil establecer un criterio de uso: mañana y/o noche. Se especifica en su embalaje, teniendo en cuenta los ingredientes y finalidad, obvio. Sin embargo, hay que ser realista, esto no sucede casi nunca.

Dado que las normas básicas para conseguir una piel radiante son limpiar, hidratar y tratar, resulta fácil deducir que será necesario más de un producto.

Estaréis de acuerdo en que es imposible mencionar todas las rutinas posibles en un solo envase; son infinitas. Únicamente una misma conoce su piel y su comportamiento y todos coincidimos en que queremos sentirnos bien con nuestra imagen.

En Labelist Cosmetics intentaremos que cada uno de vosotros establezca su rutina y seleccione los productos en función de sus necesidades.

¡Empecemos!

La limpieza e hidratación facial son procesos indispensables que cualquier rutina de belleza debe contemplar. La limpieza con tensioactivos os la aconsejaríamos en días alternos y una vez al día. En cuanto a la hidratación debe ser diaria, por la mañana y por la noche. Recuerda que una piel hidratada es el principio de cualquier tratamiento.

Hasta ahora fácil, ¿verdad? Sigamos con el resto de los productos. Un truco sencillo es aprender a separar las necesidades de la piel entre la mañana y la noche. Apliquemos el sentido común.

Por la mañana se debe PROTEGER la piel

Durante el día nuestra piel está expuesta a un estrés continuo causado por agentes internos y externos. Los principales factores internos son el cansancio y el estrés, y los externos son las radiaciones naturales (el sol), las digitales (pantallas de móvil, ordenadores, wifi) y la polución. Estas causas debilitan la barrera de la piel y con el tiempo contribuyen al envejecimiento prematuro. Es importante mencionar que los mecanismos de defensa de la piel reparan parcialmente el daño causado, pero, desafortunadamente, con los años esta capacidad disminuye. Entonces, no hay duda, por la mañana debemos ayudar a la piel a protegerse. Para ello, hidrata tu piel y estimula tus defensas con antioxidantes. No te olvides de usar un factor de protección.

Por la noche contribuir a REPARAR y TRATAR la piel

Al final del día es el momento en que nuestra piel está más debilitada y, por lo tanto, más receptiva y permeable. Además, por la noche la piel entra en una fase de maximización de la hidratación, renovación celular y de proteínas importantes como el colágeno y elastina. La piel se restaura, detoxifica, combate la aparición de líneas y arrugas y amanece revitalizada. Es por ello por lo que es tan importante complementar tu cuidado facial con productos especializados para la noche.

Con este aprendizaje ya podríamos separar nuestros productos en dos grupos, los que usaríamos por la mañana para PROTEGERNOS

  • GLOW o HOOT

Y los que utilizarías por la noche para tratar la piel: REPARAR y TRATAR

  • PURE, BLUR o SILK

Seguramente pensarás, de momento todo tiene lógica, pero … ¿Cuál o cuáles debo utilizar? Vamos a ser breves y hagamos un repaso:

¿Glow o Hoot?

El Glow contiene Vitamina C y su función es iluminar. En cambio, el Hoot es un multivitamínico, mucho más completo en cuanto a activos. En este caso lo podríamos seleccionar por edad. Antes de los 35 aconsejaría el Glow y pasados el Hoot para radiar como nunca.

¿Pure, Blur o Silk?

Si tienes granitos o espinillas el Pure, si ya te ves con manchas el Blur y si ya han aparecido algunas arruguitas el Silk.

Y todavía no hemos terminado. Falta la pregunta del millón, y si mi rutina engloba 2 productos cuál utilizaré en primer lugar. Guíate por las densidades. La norma general es de más líquido y transparente a menos fluido y más denso. Si son iguales en apariencia el orden de los productos no alterará los resultados.